dissabte, 10 de març de 2012

Enseñar en Tiempos Revueltos. (El Bloggebrón. Capítulo 3)

UN DRACMA ES UNA TRAGEDIA

(Un país. Un estado... de shock. Un único fin: Unidad, Cuerpo, Dios, Patria. El fin de una era... "FINANTIATION: IMPOSSIBLE". Tan tan, tántan tan tan, tántan tan tan, tántan tan tan, tántan. Ti-ru-rííííí, ti-ru-rííííí, tirurííííí, ti-ru... Muy pronto en tu Administración más próxima.)

      Los convocados llegaron puntuales a la sala de juntas donde iba a llevarse a cabo la reunión. Se miraban de reojo, desdeñosos. Según tu punto de vista, yo soy la mala, pensaban unos. La atávica desconfianza que les separaba confería a la escena un encanto especial. Según tu punto de vista, yo soy la gran tirana, rumiaban los otros. Resultaba ciertamente desconcertante. Diríase que tragicómico. Sobre la mesa oval descansaban, impecablemente dispuestas, unas carpetas con documentación y el orden de los puntos a tratar.

     A las puertas del granítico edificio se arremolinaban curiosos, amas de casa, mirones, jubilados, absentistas, almas en pena, parados. Los manifestantes, conscientes de su mamífera indefensión, se protegían los genitales parapetándose tras los agujereados burladeros reivindicativos por los que se colaba una desagradable y cortante brisa. Un niño, atraído por el ruido y las pegatinas de colores, estiraba la manga del destartalado jersey de su padre mientras señalaba con el dedo preguntando qué hacían allí aquellas personas. Puro vicio, se le pudo leer en los labios mientras apretaba la mano del mocoso para que acelerara aún más sus pequeños pasos.

     Desde el lado oscuro, Tomás Ré intentaba parecer digno, circunspecto, preocupado, no sentirse culpable en suma. A 30 metros del suelo, en ese limbo de acero y cristal sobre su cabeza, el sol entraba a raudales por las ventanas inundando la sala con un calor que presagiaba la llegada de la época de siega. Para sus adentros, Tomás volvía por enésima vez a echar cuentas. Era sólo un recurso para abstraerse de lo que le envolvía. Una forma de evasión que solía practicar en reuniones familiares o frente al televisor cuando daban las noticias. Se organizaba. Clasificaba. Decidía. El resultado, por muchas vueltas que le diese, era siempre el mismo. No iba a poder ser. Definitivamente, no. Tendría que esperar. Este més tampoco. No habrá iPad para los malvados.




dimarts, 21 de febrer de 2012

Enseñar en Tiempos Revueltos. (El Bloggebrón. Capítulo 2)

ESTAR "WORSE": LA REFORMA FANTASMA

"Para aquel que ve una espada desenvainada sobre su impía cabeza, los festines de Sicilia, con su refinamiento, no tendrán dulce sabor, y el canto de los pájaros, y los acordes de la cítara, no le devolverán el sueño, el dulce sueño que no desdeña las humildes viviendas de los campesinos ni una umbrosa ribera ni las enramadas de Tempe acariciada por los céfiros."

Horacio, Odas III, 1

     Durante las jornadas previas a las juntas de evaluación se vivía un ambiente tenso. Todos habían tomado conciencia del peligro. Los discípulos, con más miedo que cualquier otro bípedo implume a que Pitbull le pregunte "Yatúsabessss?" y no sepa qué responder, olían la amenaza. Era tan claro el riesgo que acudían a las sesiones de tutoría como los marranos a las fiestas de San Martín. Sus gruñidos atronaban en las aulas. ¿Promocionaré yo, Maestro? ¿Acaso lo haré yo, Rabbí?

     Ya lo dice la palabra en sí. Adolescente. Dícese de quien carece de sustancia corpórea. Y, a veces, de materia gris, espíritu crítico, inquietudes... Y de futuro. Abracadabra, recorte de Fabra. ¿Desaparecerán los Programas de Diversificación Curricular? ¿Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar? ¿Pasarán a mejor vida los PCPI? Preguntas sin respuesta para quienes, en su bendita ignorancia, desconocen el punto de ruptura de un pelo de crin sometido a tensión.

     ¿Hinchar artificialmente las estadísticas del número de graduados al hacerles titular en 3º de la ESO hará bajar la tasa de fracaso escolar? ¿Tendrá el mismo valor académico ese graduado para los titulados en 2011-2012 que para los que lo hagan en el curso escolar 2014-2015? ¿Qué haremos con los que obligatoriamente deben permanecer un año más en el sistema educativo y saben que el caramelo de un primer año de Ciclos Formativos no les va a endulzar su frustración acumulada? Si la cultura del esfuerzo y la búsqueda de la excelencia eran esto, que paren el mundo, querido Groucho, que yo también me bajo.

     Los alumnos seguían acampados en las riberas del río Styx. Se asomaban a sus negras y ponzoñosas aguas mendigando unas tristes monedas de cobre a quien se acercaba a escuchar sus gemidos. Las fuerzas de orden público, ante el frío reinante y la honda pena que les producía verles allí exangües, hacinados bajo las mantas, decicieron calentarles con lo que tenían más a mano. Al día siguiente, las rotativas escupían las últimas novedades del mundo editorial en el campo de los coleccionables: "si el político recorta y la policía pega, colorea, pobrea diablo, colorea."



    

diumenge, 5 de febrer de 2012

Enseñar en Tiempos Revueltos. (El bloggebrón. Capítulo 1)

MUERTE EN HAWAII

(o de cómo un grupo de madres exaltadas califican el horario vespertino de las 17:00 horas para la concentración contra los recortes en educación como irracional porque les jode la novela...)

     "En la noche asesina, y solo en el montículo,
¡qué soledad a veces Charlie, pavorosa"
Eduardo Lizalde

     Media docena de antihéroes arrastran sus mantitas hacia la puerta del instituto para unirse a sus compañeros, pertrechados con su inocencia a prueba de desengaños y armados con un irreductible fondo de optimismo. De las paredes cuelgan, hechos jirones por el viento, los eslóganes de la contienda.

     Se decía en el Egipto clásico de los faraones que unas orejas pequeñas eran el epítome de la maldad. Y puede que, aunque metafóricamente, no les faltase razón. El Padre Raúl A. Vocero blandía en su mano derecha a modo de arrugado hisopo el panfleto que los manifestantes le habían entregado a su llegada al centro al tiempo que avanzaba a grandes zancadas hacia el despacho del director. Excretaba ininteligibles juramentos que tropezaban entre sus apretados dientes y que en su salida silbaban haciéndole parecer, visto desde atrás, un tren fuera de control. No hay más tonto que el que no sabe escuchar porque quien no se nutre de lo que hay en su entorno más inmediato está abocado a fracasar en aquello que emprenda.

     Tomás Ré había ido al sastre esa misma  mañana. Últimamente le apretaba de más la sisa de la armadura de diario con la que iba a trabajar. Le hacía unas desagradables rozaduras en los genitales y temía que se le infectasen las heridas con tanta mala leche flotando en el ambiente. Oyó el fru-frú de la sotana del padre Raúl acercándose y notó como se le escapaban las ganas por las llagas. Tragó saliva, acostumbrado como estaba a conjugar dicho verbo, y aclarándose la voz con un suave carraspeo se dispuso a recibirle mientras la música que acompañaba a un grupo de ilusionistas-insurgentes se colaba por la ventana de su despacho...

Yo he peleado con cocodrilos
Me he balanceado sobre un hilo cargando más de 500 kilos
Le he dado la vuelta al mundo en menos de un segundo
He cruzado 100 laberintos y nunca me confundo

Respiro dentro y fuera del agua como las focas
Soy a prueba de fuego, agarro balas con la boca
Mi creatividad vuela como los aviones
Puedo construir un cerebro sin leer las instrucciones

Hablo todos los idiomas de todos los abecedarios
Tengo más vocabulario que cualquier diccionario
Tengo vista de águila, olfato de perro
Puedo caminar descalzo sobre clavos de hierro

Soy inmune a la muerte
No necesito bendiciones porque siempre tengo buena suerte
Ven conmigo a dar un paseo por el parque
Porque tengo más cuentos que contarte que García Márquez

Por ti, todo lo que hago lo hago por ti
Es que tú me sacas lo mejor de mí
Soy todo lo que soy
Porque tú eres todo lo que quiero

divendres, 29 de juliol de 2011

¡Pepe!, olvida ese filete...

¡Suéltame pasado!

            Hoy que parece estar de moda que los próceres de la Patria se zahieran citando al dúo aragonés Amaral cual cerbatana emponzoñada, permítaseme que brazos en jarra -perdón por la imagen de botijo que a los que me conocen se les haya podido venir a la cabeza- entone un jotil a la par que enérgico “que no daría yoooo…” con el que ilustrar mi hastío respecto a la campaña publicitaria con que la ONCE nos martillea para su próximo sorteo extraordinario de verano. Que levante la mano el ser humano en cuerpo mortal que no esté ya hasta los mismísimos de esta cuña radiofónica o bien de este otro reclamo televisivo que atronan como hipocorísticos aullidos de ultratumba.

            ¿Realmente era necesario resucitar del olvido a Los Amaya? La cosa debe estar “mu mala” para que cedan sus derechos de autor, tal y como está lo de la SGAE, para semejante engendro. Sarna con gusto no pica, dicen. Puestos a buscar, con permiso de Karina -otro fósil- en el baúl de los recuerdos, ¿por qué no rescatar a nuestra Carmen Sevilla para aumentar las ventas del “cuponsito”? ¿O acaso no se acuerdan del desparpajo con el que era capaz de endiñarle una bicicleta a un lesionado medular al que le había correspondido tan cardiosaludable premio en el panel del zodíaco? “Mira, Carmen, que si me podrías cambiar el regalo porque soy tetrapléjico.” “¿Tetrapléjico? Qué profesión tan bonita…”. Impagables aquellas remotas tardes de primigenio y a menudo manual zapping que comenzaban con el “a guanyar diners…” del mítico Joan Monleón y acababan con el desparrame de las “Mama Chicho” en el Tutti Frutti.

            Nos cuenta la wikipedia que el nabo, “brassica rapa”, es una brasicácea cultivada comúnmente como hortaliza en los climas templados de todo el mundo por su suculenta raíz napiforme. Las variedades tiernas se utilizan para el consumo humano, mientras que las mayores son dedicadas a forraje para el ganado. Algún publicista, me temo, tiene todos los números para mi particular rifa del 17 de agosto en la que el premio gordo es la lacerante amputación del susodicho tubérculo mientras que el de consolación, la castración química, evitará que amén de que me cague en su padre putativo, lo pueda hacer también en el futuro en su progenie. Y todo por el módico precio de 6 euritos de vellón.

            Pido perdón por la entrada de hoy, más digna del blog de mi amigo Preocupín, pero es que cuando a uno le tocan la fibra… ¡Ah!, y por cierto… ¡no bajen la guardia!, ¡manténgase alerta! Los putos “corticoles” nos esperan agazapados a la vuelta de una quincena. Luego no me digan que no les he avisado con tiempo. ¡Diossss, qué país! He dicho.

Perdoneu, pero algú ho havia de dir.

dilluns, 25 de juliol de 2011

Getting older's not been on my plans

         FUTUR IMPERFECTE

         Són les set i quart de la matinada. El sol s’estreny pels ullals dels llistons de la finestra i batega contra l’estor de lli cru per arribar, ja esmorteït, a la capçalera del nostre llit. Una escletxa deixa passar el soroll vacil·lant del trànsit alhora que permet fer arribar l’olor a mar, el salobre que puja carrer amunt empès pel suau vent de marinada des del port. Una estrofa de Cigarettes em balla pel cap com si fos la banda sonora d’un anunci de llepolies que s’enganxen als queixals. Entra i surt sense permís i em colpeja tindre al cos la sensació d’estar malbaratant el temps. De vegades, el futur sembla un arma carregada d’egoisme.

         Estem sols. Por, racionalitat i biologia a parts iguals. Un combinat per beure a glopets, en parella. Res sembla poder interrompre la suavitat universal d’aquest dimecres disfressat de cap de setmana, però “getting older’s not been on my plans” torna a surar cap a la superfície. L’axioma d’envellir junts va ser, tal volta, el nostre punt de partida, però fer-se vell durant el recorregut no fou llavors una certesa com el neguit que ara esdevé autèntic i present. Anar a poc a poc abandonant aquest frenètic tres per vuit per caure als braços d’un més tranquil quatre per quatre. Ella, que respira a ritme binari medieval, jeu al meu costat amb la seua cama esquerra damunt meu mentre amb la ma fa gargots que se m’enganxen als pèls del pit. “Serà dur quan ens fem grans”, li dic. No contesta.

         “Getting older’s not been on my plans”, li cante amb la veu un poc pastosa alhora que els meus dits li piquen el compàs tot just al front. Ella tan sols aixeca un poc els ulls com si anés a queixar-se, però s’ho repensa. Sé que creu que estic carregat de complexes i de misèries i m’agradaria que m’ho digués. M’agradaria que s’encarés amb mi i que em digués que tot plegat és una bestiesa i que no té sentit viure arrebossant-se ciclotímicament ni amb el fang de la memòria ni amb el del penediment. Sembla que no serà avui. “Mamma said there would be days like these”, cantaven les Shirelles . “El més dur quan sigues vell”, em respon de sobte mentre s’esmuny sota els llençols tot esbossant un somriure sota el nas, “segur que no serà això”.



dimecres, 20 de juliol de 2011

¿Tres ubres dobles son seis tetas?


PRECISIÓN

            Sonaba Love Shines de Ron Sexsmith en el equipo de audio del coche cuando me sobresalté al oír a Nuria abriendo la puerta de atrás para sentar a Héctor en su silla elevadora y cargar en el maletero su pequeña maleta roja con ruedas, como las de los coches de su película favorita, que la decoraban. Me había distraído pensando en la pinta andrógina de aquel tipo que cantaba. Andrógino, original, único. Andrógino y hermafrodita. Era como si él y su música fueran partes rotas de una misma unidad perdida y las canciones, imposibles intentos de unión pseudo-sexual por tratar de recuperarla. Andrógino; ¡coño!, como el erizo rosa de nuestras tardes de nocilla. El siguiente paso fue, claro está, sinápticamente irremediable. Imaginarme a Espinete -guitarra en ristre, agarrando el micrófono e inclinándolo mientras ladeaba sutilmente la cabeza en un estudiado gesto- y a Don Pinpón, con su sombrero de paja y sus tirantes azules, a la batería, siguiendo machaconamente el ritmo con sus enormes pies de trapo, fue todo uno.

         Nuria me devolvió a la realidad de la doble fila, al presente de los cláxones y de los empujones de la gente precipitándose los unos contra los otros -gravedad, ramera despiadada-. Me comentaba no sé qué de una dirección de internet donde podríamos ver y descargarnos las fotos de Héctor. Supongo que intentaba que la recordara porque me la repitió un par de veces. De repente Héctor interrumpió con su pregunta: “Papá, ¿tres ubres dobles son seis tetas?” Levanté un poco la cabeza para tratar de verle por el retrovisor sin que él se diese cuenta, y ahí estaba. Esa mirada. Orgullosa, altiva y arrogante. El mentón ligeramente levantado, como si de un pequeño Mussolini se tratara. Era como si la palabra “teta” hubiese desafiado el orden mundial establecido. Y esperaba una respuesta. La respuesta.

         Es curiosa la forma en que los niños se enfrentan a lo nuevo, a lo prohibido. ¿Acaso les habéis visto insultar por primera vez? Todo un espectáculo piro-musical. El tiempo se ralentiza. Parece como si tomaran impulso. Adelantan un pie buscando, al estilo de Battiato, un centro de gravedad más permanente que les dote de mayor estabilidad y evitar así el posible retroceso. Acompañan con la cabeza la trayectoria del proyectil a modo de imaginaria trazadora ajenos aún al efecto que las palabras ejercen sobre quienes las reciben; y experimentan. Una vez el insulto nos habita, todo se vuelve más predecible. Predecible, absurdo y aburrido. Lo mismo se nos descuelga de la boca la lista de la compra que un mala-avalancha-de-mierda-te-pille-en-un-callejón-sin-salida-con-la-boca-abierta-un-paraguas-roto-y-un-tapón-en-el-culo. Además, con el tiempo, el dominio de la técnica nos permite incluso eludir la bipedestación e igual nos cagamos en la puta madre que parió a fulanito arrellanados en el sofá que tumbados en la colchoneta del gimnasio.

         Nuria y yo nos miramos de reojo. Tácitamente acordamos no hacerle caso a según qué comentarios para intentar cortarlos por lo sano pese a que en este caso yo tuviera la secreta aunque algo tosca satisfacción por que realmente hubiera aprendido algo de lengua, matemáticas, o puede que de anatomía, durante su primer, y a todas luces analógico, campamento de verano.

dilluns, 18 de juliol de 2011

Aniversari

Explico algunas cosas

Pablo Neruda
De España en el corazón (1937)


Preguntaréis: ¿Y dónde están las lilas?
¿Y la metafísica cubierta de amapolas?
¿Y la lluvia que a menudo golpeaba
sus palabras llenándolas
de agujeros y pájaros?
Os voy a contar todo lo que me pasa.
Yo vivía en un barrio
de Madrid, con campanas,
con relojes, con árboles.
Desde allí se veía
el rostro seco de Castilla
como un océano de cuero.
Mi casa era llamada
la casa de las flores, porque por todas partes
estallaban geranios: era
una bella casa
con perros y chiquillos.
Raúl, ¿te acuerdas?
¿Te acuerdas, Rafael?
Federico, ¿te acuerdas
debajo de la tierra,
te acuerdas de mi casa con balcones en donde
la luz de junio ahogaba flores en tu boca?
¡Hermano, hermano!
Todo
eran grandes voces, sal de mercaderías,
aglomeraciones de pan palpitante,
mercados de mi barrio de Argüelles con su estatua
como un tintero pálido entre las merluzas:
el aceite llegaba a las cucharas,
un profundo latido
de pies y manos llenaba las calles,
metros, litros, esencia
aguda de la vida,
pescados hacinados,
contextura de techos con sol frío en el cual
la flecha se fatiga,
delirante marfil fino de las patatas,
tomates repetidos hasta el mar.
Y una mañana todo estaba ardiendo
y una mañana las hogueras
salían de la tierra
devorando seres,
y desde entonces fuego,
pólvora desde entonces,
y desde entonces sangre.
Bandidos con aviones y con moros,
bandidos con sortijas y duquesas,
bandidos con frailes negros bendiciendo
venían por el cielo a matar niños,
y por las calles la sangre de los niños
corría simplemente, como sangre de niños.
¡Chacales que el chacal rechazaría,
piedras que el cardo seco mordería escupiendo,
víboras que las víboras odiarían!
¡Frente a vosotros he visto la sangre
de España levantarse
para ahogaros en una sola ola
de orgullo y de cuchillos!
Generales
traidores:
mirad mi casa muerta,
mirad España rota:
pero de cada casa muerta sale metal ardiendo
en vez de flores,
pero de cada hueco de España
sale España,
pero de cada niño muerto sale un fusil con ojos,
pero de cada crimen nacen balas
que os hallarán un día el sitio
del corazón.
Preguntaréis: ¿por qué su poesía
no nos habla del sueño, de las hojas,
de los grandes volcanes de su país natal?
¡Venid a ver la sangre por las calles,
venid a ver
la sangre por las calles,
venid a ver la sangre
por las calles!






diumenge, 17 de juliol de 2011

Eh, niño, vete a tomar por culo!!

coses que avuí em molesten -a l'estil Nick Hornby-
(m'estic fent gran)
  1. Els gairebé 440 quilòmetres que em separen de Tarragona.
  2. La prima de risc (el de Casablanca).
  3. ...i ma cosina la coixa (aquell detectiu calb que menjava caramels de pal).
  4. Les discusions decibèliques als Consells Escolars. Al fi i al cap, i per molt que crides, el teu vot valdrà tot just el mateix que el meu.
  5. La memòria histèrica. Darrerament escolte la Cope per tindre una visió del que m'espera...
  6. Els que es passen el dia dient "tant se me'n fot" i després foten tot el que poden perquè les coses es facen tal i com ells volen (semenfotisme il·lustrat).
  7. Que hi haja un dia per a cada cosa i més dies que llonganisses... Aneu a prendre pel sac!!
  8. Els que no escolten Russian Red perquè diuen que és fatxa.
  9. Que allò que busques quan tens pressa sempre estiga a l'útim lloc on pensaves trobar-ho. Per què collons allò més obvi no sempre és el que esperem?
  10. El soroll a l'hora de la migdiada. "Los Guachis" també hi estan d'acord. Vos he seleccionat el fragment en anglès per a que en gaudiu de la veritable mestria que en fan de la llengua de'n "Sepia".
Perdoneu, però algú ho havia de dir.



dimarts, 28 de juny de 2011

Enya Revisited


Isn't she a sweet, faithful woman?
For those of you who need to take it easy during these holidays.


divendres, 3 de juny de 2011

Españistán

Aleix Saló ens ho posa fàcil per poder entendre-ho tot plegat

divendres, 27 de maig de 2011

dilluns, 23 de maig de 2011

Beeeeee (onomatopeia)


Cada vegada ho tinc més clar. Som un col·lectiu ben dòcil, gregari i aburgesat. Ho saben i juguen amb això. Saben a qui li poden apretar i se n'aprofiten. Tenen molt clar que les nostres mobilitzacions són de vergonya i que han domesticat als sindicats i que els tenen ben agafats pels piquerols. Fins i tot ens acabaran fent creure que realment som els culpables de tot plegat. Potser vaig ser jo qui va inventar (com a bon enginyer financer que sóc) les hipoteques "subprime" i encara m'ho retreuen.
Que ens abaixen el sou, doncs ja ens està bé. Que retarden el pagament dels complements d'antiguitat que ens pertoquen, serà perquè no pot ser d'altra manera. Que ens apujen les hores de docència i de permanència, muts i a la gàbia. Molts som els que pensem que ens guanyem fins l'ultim cèntim que ens paguen. El problema rau en aquells que sense ser vocacionals (i en són un bon grapat) segueixen pensant que per al que treballen encara els compensa l'esforç. Una llàstima. 
No m'agradaria que cap de vosaltres creguera que això d'avui és tan sols una enrabiada infantil. Tampoc que se m'infla la vena social i d'esquerres després d'una altra desgràcia electoral (i ja en van unes quantes...). El que realment m'importa es que se'n parle de la nostra dignitat. I això, coincidireu amb mi, no entén de colors. Apa nois, me'n vaig que encara em queden vint-i-cinc redaccions dels meus alumnes de batxillerat per corregir i la feina no es fa sola.
Perdoneu, però algú ho havia de dir.

dissabte, 21 de maig de 2011

dijous, 19 de maig de 2011

Azar meteorológico VII

La lujuria del miedo

La perversa aquiescencia

La mentira compartida

 

Te fuiste sin llamar
No te perdono
      

Caminos Malabares

por fin
resuelto y firme en la duda
de vivir a toda costa
abro los brazos
a la muerte
aplazándola un segundo
embebido en su intenso olor a incienso
a rosas
y a claveles
que demónica y perversa
repetirá circularmente
en esta tarde
en la que la lluvia
sin saberlo y sin importarle
devolverá su olor a todos tus caminos
malabares

Extravío

Hoy
ya no era lunes
ni las seis y veinticinco
ni siquiera otoño
era importante.

Vivir fue nuestra lucha
y destruirnos clavándonos los ojos
sin vomitar
será el milagro